Sínodo 2021-2023

«Por una mejor calidad de Vida Eclesial»


GENERALIDADES

El Sínodo de los Obispos es una institución permanente, creada por el Papa Pablo VI (15 de septiembre de 1965), en respuesta a los deseos de los Padres del Concilio Vaticano II para mantener vivo el espíritu de colegialidad nacido de la experiencia conciliar.

Etimológicamente hablando la palabra «sínodo», derivada de los términos griegos syn (que significa «juntos») yhodos (que significa «camino»), expresa la idea de «caminar juntos».

Un Sínodo es un encuentro religioso o asamblea en la que unos obispos, reunidos con el Santo Padre, tienen la oportunidad de intercambiarse mutuamente información y compartir experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan validez y aplicación universal.

El Sínodo puede ser definido, en términos generales, como una asamblea de obispos que representa al episcopado católico y tiene como tarea ayudar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo. El Papa Juan Pablo II decía que el Sínodo es «una expresión particularmente fructuosa y un instrumento de la colegialidad episcopal» ( Discurso al Consejo de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos , 30 de abril de 1983: L’Osservatore Romano , 1 de mayo de 1983).

La Iglesia de Dios es convocada en Sínodo. Con esta convocatoria, el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre la sinodalidad: un tema decisivo para la vida y la misión de la Iglesia. «Caminando juntos, y juntos reflexionando sobre el camino recorrido, la Iglesia podrá aprender, a partir de lo que irá experimentando, cuáles son los procesos que pueden ayudarla a vivir la comunión, a realizar la participación y a abrirse a la misión» (Papa Francisco).

El Sínodo de la Sinodalidad consta de un camino de dos años (2021-2023) de reflexión y de compartir por parte de toda la Iglesia. Se desarrollará en tres etapas: la fase Diocesana, Fase Continental y la Fase mundial, que finalizará con el encuentro de Obispos, junto al Papa.

En la Diócesis de San Fernando de Apure, el lema que nos acompañará en el camino sinodal será: «Por una mejor calidad de vida eclesial». Fue elegido por Mons. Alfredo Torres, Obispo de San Fernando de Apure, y viene a ser más que un slogan, un programa de trabajo a corto y largo plazo.

El Camino Sinodal no compite con lo que venimos haciendo en la Diócesis; no puede entenderse como algo a parte de la Pastoral que desarrollamos. Es una moción del Espíritu Santo que nos ayudará a profundizar y proyectar el Plan Diocesano de Pastoral. En este sentido, la convocatoria el sínodo es una experiencia de motivación pastoral, no sólo una estrategia para responder una consulta.

Un Sínodo sobre la Sinodalidad para que la Iglesia “redescubra” lo que debe ser; favorecer la Comunión, realizar la participación y abrirnos a la misión, respondiendo a lo que el Señor nos pide en la circunstancia histórica que nos toca vivir.

Unidos a toda la Iglesia, en la Diócesis de San Fernando de Apure nos disponemos a recorrer el camino Sinodal: 1) para ESCUCHAR lo que el Espíritu Santo nos dice a través de la Palabra y del Magisterio, a través de los miembros de la iglesia y de los que están lejos – se nos invita a poner especial atención a la Lectio Divina, en actitud de humilde escucha; 2) para INSPIRAR a la gente a soñar con la Iglesia que Señor quiere, renovar motivaciones, despertar entusiasmo, vendar heridas; 3) para RENOVAR nuestras realidades y estructuras. El Camino Sinodal requiere CONVERSIÓN.

Escuchar para Discernir los caminos a recorrer, lo cual no es un proceso mecánico, sino espiritual teniendo la creatividad de mezclarlo con lo cotidiano y favoreciendo la participación de todos – llegar al mayor número posible: Sacerdotes, laicado comprometido, laicos no organizados, los alejados, sectores estratégicos (escuelas, instituciones públicas, otras denominaciones cristianas, entre otros). Como dice el Papa Francisco:

«Escucha de Dios hasta escuchar con Él el clamor del pueblo; escucha del pueblo hasta respirar en él la Voluntad de Dios»

La iglesia se pone en actitud de escucha (método), orientado al discernimiento (objetivo), buscando la participación (el camino). Este Sínodo no puede entenderse como un evento puntual, sino como un gran impulso a la acción Pastoral que venimos desarrollando en la Diócesis de San Fernando.


«La Iglesia avanza, camina junta.

Pero es el Espíritu el gran protagonista de la Iglesia».

Papa Francisco. 18 de Septiembre de 2021.


Ir arriba