Ratzinger: «María, Madre de los Creyentes».

Este 1° sde Enero es día de Santa María Madre de Dios, con un hermoso significado espiritual, en el corazón de la Navidad. El Papa Pablo VI, en su exhortación apostólica Marialis Cultus (1974), llamó a la solemnidad de María «ocasión oportuna para renovar la adoración del recién nacido Príncipe de Paz, para escuchar una vez más la buena nueva de los ángeles» (Lc 2, 14), y por implorar a Dios, a través de la Reina de la Paz, el don supremo de la paz «.». Por eso te traemos esta enseñanza del Cardenal Ratzinger, pronunciada Munich durante la celebración del Año Mariano del año 1979. ¡Estamos seguros que te ayudara!


«Sucedió que mientras Él estaba diciendo todo esto, una mujer de en medio de la multitud, alzando la voz, le dijo: Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te criaron. Pero el replicó: Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la guardan» (Lucas, 11, 27y s.).

En un primer momento, las palabras de Jesús en el pasaje del Evangelio que acabamos de escuchar parecen ser contrarias a la idea de homenaje a María. Se diría que quiere comunicarnos lo siguiente: que no alabemos a los hombres; que lo que importa no es el parentesco de la sangre, sino sólo el seguimiento en unidad de corazones y espíritus. Pero cuando situamos esas palabras en el contexto total del Evangelio, descubrimos aspectos sorprendentes que nos llevan a comprender en lo profundo las razones de la veneración hacia María y las enseñanzas consiguientes. En San Lucas, la frase de Jesús cuando declara «dichosos los que escuchan la palabra de Dios» (Lucas 11, 28) concuerda exactamente con el saludo de Isabel: «Dichosa tú, que has creído» (Lucas 1, 45). Y el enlace de sentido se corrobora en esos dos pasajes donde leemos que «María guardaba todo esto en su corazón» (Lucas 2, 19 y 51) relacionando las cosas, ponderándolas y ahondando en su significación. Así evidencia San Lucas que el encomio dedicado a los que escuchan la palabra de Dios y la practican corresponde por excelencia a la persona que, por serle más cercana de corazón, y por llevar en sí misma esa palabra de Dios, fue la elegida por El para encarnarse.

Como escribió San Agustín, antes de ser la Madre según el cuerpo, lo había sido ya según el espíritu. Guardaba las palabras de Dios en el corazón; las asociaba, las meditaba, y penetraba en su sentido. Al decir esto, San Lucas considera a María como fuente de tradición; pero nos dice igualmente que en Ella se ha hecho sensible lo que fuera durante siglos el misterio de Israel, y lo que en el futuro habría de ser la Iglesia: mansión de la Palabra de Dios; hogar que la custodia entre los altibajos de la Historia, con tormentas, vicisitudes, inanidades y fracasos interiores y exteriores. A pesar de tales altibajos, en los que a veces parece haberse perdido todo, primero es Israel, y posteriormente la Iglesia de los cristianos, representada en María, quien guarda la Palabra y la preserva, quien le sirve de residencia y la transmite por el boscaje de los tiempos para que vivifique con su savia y rinda frutos incesantes.

Por todo ello, según el Evangelio de San Lucas, María es una viva plasmación de la parábola del sembrador (Lucas 8, 4 y ss.). Su corazón es campo fértil, hondamente removido para que haya enraizamiento. Ella es lo más contrario de la peña saliente en la que casi todo resbala o se desvía, y sólo se detiene lo superfluo. Ella no es como tantos en quienes los gorriones de la inconsciencia devoran esos granos que buscaban lo profundo del corazón; ni lleva dentro los espinos de los cuidados cotidianos, las riquezas y el apego a las cosas, que impiden igualmente a la semilla penetrar en los estratos más profundos del corazón y de la existencia. Ella es el campo bueno donde puede la semilla descender, ser alojada, echar raíces y fructificar. En su persona, las fuerzas de la vida operan en cierto modo como jugo y nutrimento para la Palabra; y de este modo, al identificarse ella misma con la semilla, se convierte poco a poco en Palabra, Icono vivo, Imagen luminosa de Dios, hasta configurarse plenamente conforme a su misión. Y la Palabra, por su parte, adquiere en Ella fuerza nueva para hacerse visible en toda su riqueza y su multiformidad.

María guardaba la Palabra, y por ello es nuestra Guía. Vivimos en un tiempo de corazones empedernidos que sofocan la voz de lo profundo, y en el que los pájaros del tráfago cotidiano picotean cualquier cosa que pudiese buscar nuestro interior, y los espinos de las ansias posesorias nos tapan como losas las honduras. Vivimos en un tiempo dominado -sin que la Iglesia sea una excepción- por una mentalidad de corto plazo, que aprecia únicamente lo factible y cuantificable, y ha perdido de vista que las cosas que cuentan no son únicamente las que pueden ser contadas. La eficiencia profunda, las energías que hacen realmente la Historia y sus mudanzas, provienen solamente de lo que ha ido madurando con el tiempo; lo que tiene raíces hondas; lo que ha sido probado y repensado; lo que ha permanecido irremovible y aún resiste. La fuerza de la Iglesia, su poder de cambiar el mundo, no puede consistir en sus posibilidades inmediatas de hacer esto o aquello, sino en ser ese espacio al que podamos regresar en todo tiempo a recogernos en silencio para crecer, desarrollarnos y dar los frutos que podamos. Los Padres de la Iglesia, en relación con todo esto, han asignado a María el título de Profetisa. Esto no significa, en su caso, hacer obras prodigiosas y predecir el futuro, sino estar embebida del Espíritu divino, y gracias a ello hacerse sembradora y propiciar una cosecha.

Se aprecia entre nosotros, y en todo el Occidente, un ansia vehemente de meditación, y un interés consiguiente por lo asiático, porque la condición cristiana parece reducirse al activismo. Pero advirtamos lo siguiente: que imitar por unas horas un par de técnicas tomadas de religiones asiáticas no cambia nuestra vida en profundidad, sino que sirve solamente para cebar en nosotros un egoísmo que no busca sino una sensación de poderío superior. También el Cristianismo está dotado de vías de meditación, que nos ayudan a moderar nuestro activismo. Esa meditación está ejemplificada en la Madre del Señor con su reacción a las palabras escuchadas. Por ello es nuestra Guía, la Guía que nos enseña a meditar como cristianos recogiéndonos en ese provechoso silencio del que vienen las verdaderas energías.

Y por ello los obispos de nuestra tierra hemos querido, en este mes de mayo, predicar sobre María. Nos parece importante reavivar la devoción mariana en nuestra vida de cristianos: esa fuente de energías que consiste en escuchar en el recogimiento para que la palabra pueda germinar. Por tal motivo, hemos recomendado que se vuelva a las oraciones dirigidas a María, y entre ellas el Rosario, que ha sido tan denigrado. Rezarlo significa lo siguiente: deponer el activismo y relajar el pensamiento imaginativo, de manera que, acomodándonos quieta y serenamente a la cadencia de las palabras, concuerde y nos resuene el corazón en armonía con ellas, y nos sintamos suavemente reducidos al silencio, contentos y mejorados.

Pero hay en las palabras del Evangelio que leíamos un segundo aspecto mariológico. Me refiero a esa frase en la que Jesús parece reprender a la Madre: ¿Acaso no sabíais que yo debo ocuparme de las cosas de mi Padre? (Lucas 2, 49). Concuerdan con aquéllas posteriores en las bodas de Caná (Mujer:¿qué tengo yo que ver contigo?: Juan 2, 4), las que pronuncia cuando sus familiares acuden a buscarlo (Mi madre y mis hermanos son éstos que me escuchan: Marcos 3, 34 y s.), y las finales del momento de la Cruz en que se aparta de Ella por completo y la hace Madre de otro (Juan 19, 26). Pero en ninguna existe algo que vaya en contra de María. Justamente tras la apariencia negativa de las últimas desde la Cruz, se nos descubre y ratifica en toda su grandeza el sí que significa la maternidad. Porque ser madre es, ante todo, atender y custodiar, dar acogida y ofrecer un recinto de intimidad y recogimiento. Pero hay más. Así como a la concepción sigue el alumbramiento, también tras el acogimiento y la custodia ha de venir el desprendimiento de quien deja libre al otro para ser por sí mismo, en vez de sujetarlo y pretender conservarlo cual si fuera una propiedad. Tal es la prueba del amor consumado: la actitud de quien permite al amado que sea por sí solo, en lugar de retenerlo, y que, al dejarlo en libertad, se desvincula a sí mismo mediante la renuncia. En ello está la plenitud de la maternidad y del amor.

María supo hacerlo. Consintió en ser privada de su Hijo, y, al quererse relegada, reafirmó plenamente aquel sí que pronunciara inicialmente en la mañana de la Anunciación. Esta culminación de la respuesta positiva significa convertirse en madre de otro, si bien para acoger de nuevo al Señor en condición de Madre de todos los creyentes. Considero necesario que volvamos a ver claro este segundo aspecto. Los problemas generacionales de nuestro tiempo, que en el Año Internacional del Niño percibimos en todo su dramatismo, son debidos en parte a que nos desagrada que la ajena libertad se nos escape de las manos. Al vernos ante el hijo, deseamos que en él se verifiquen nuestros gustos sobre el decurso de la vida; que la suya sea una réplica de la nuestra, la perfecta realización del propio yo. De modo que nos incapacitamos para ejercer el amor en la emancipación, que es justamente la manera más grande y pura de cuidar a otra persona, y la única de la que nace la unidad verdadera.

Tal es para nosotros María: la que dio el sí perfecto al mostrarse disponible sin reservas; la que supo acoger, y la que supo desprenderse para experimentar el triunfo del Amor, que es la Verdad. Nuestros predecesores, al dedicar esta Iglesia Catedral a Nuestra Señora, hicieron de ella como un símbolo mariológico: un lugar que significa recogimiento y libertad en el transcurso turbulento de los tiempos. Por tanto, decidámonos a amar en ella: y, respondiendo con plenitud a la íntima llamada que nos dirige, procuremos desde ella que se cumpla en nosotros la enseñanza del Evangelio: Me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque ha hecho en mí cosas grandes el Todopoderoso (Lucas 1, 48 y ss).

FUENTE:
www.almudi.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba